Escusas

El gato de esta casa se ha ido porque el espacio era poco para dos seres egoístas. Ahora habita en un lugar donde todos velan por él. El futuro parece sonreírle y yo sonrío a la distancia pensando en su bienestar.

En mis opciones está una decisión como esa que tomé por él pero me he rehusado a tomarla. Ésta vida que es mía necesita un poco más que una casa y una comida. Ésta que es la vida mía necesita de una significación de los pequeños detalles que le voy poniendo al decorado. Éste corazón además, se enfrió.

No había querido escribir porque la partida del animal me quitó un poco la sensibilidad necesaria para crer que lo aquí pongo pueda ser importante (no sé si para alguien, sólo hablo de la sensación). Dejé de escribir además porque al terminar el año bajé la cabeza ante muchas batallas que me desangraban y como mal perdedor que soy, bajé la cabeza en ésta pelea contra la eternidad.

Al día de hoy las cosas no han cambiado tan drásticamente aunque quisiera. Y soy consciente que no cambiarán hasta que no haga  algo que altere el curso natural de las cosas, por eso hoy, empecé por limpiar.

Anuncios