Tercer día

por NN

Mi tía lleva tres días de hospitalizada por cuenta de su vesícula. Mi madre, como madre de todos sus hermanos, hijos, nietos y sobrinos, está allá cuidándola, hablando con los médicos y tratando de entender por qué una cirugía ambulatoria se complicó a tal punto que mi tía no se pueda levantar de la cama ni ingerir alimento alguno hasta el día de hoy.

Mi madre que es madre de todos los que tiene a su cargo, tiene hijos múltiples de toda índole y su empresa ha sido uno de los  medios para que se propague su fertilidad materna, adoptando a sus empleados como parte de esa familia de hijos. De ahí que ella describa la empresa como parte de un negocio familiar, aunque sólo hasta hace dos meses tiene a su hija dentro de la nómina.

Ahora, hace tres días empezó la prueba de fuego, soy la madre sustituta, la gerente de una empresa a la que hasta ahora voy reconociendo. Con más de 20 hombres a cargo es curioso que una jovencita inadaptada se inmiscuya en sus fuertes labores. El cuadro parece una caricatura feminista o un mal chiste filosófico.  Alguien que no pensaba tener ni siquiera hijo de repente hereda los hijos de una madre amorosa, alguien que sueña con el silencio de las bibliotecas trabaja al lado de la caldera planchando la producción de turno para satisfacer al cliente.

 

Anuncios