tap, tip, tap

en esta casa de 7 paredes sólo se escucha el golpetear de las teclas, mientras el gato duerme

Mes: octubre, 2016

Perder

Ayer caminaba a casa en la mitad de una pataleta mental por no tener el dinero de llegar en taxi. Pensé en todos los posibles finales catastróficos: ¿cómo me abordarían? ¿en qué momento saldría entre el matorral el asaltante y sus argumentos de facto para pedirme mis pertenencias? ¿qué tenía por perder? -El computador- ¡Mierda por qué me cargo el aparato! La paranoia me empieza a acompañar  y todavía falta una subida.

Un carro pita a mi lado y me subo sin preguntar más.

Al llegar a casa abrí el computador para continuar el trabajo sobre la compilación bibliográfica de este semestre. El disco duro falla y el computador no lo reconoce. Los archivos locales quedan como una pila de caracteres sin sentido. Cierro el computador con el pecho apretado.

Aquí estoy quejándome de mis problemas del primer mundo.

Anuncios

Contar, conteo, cuentas…

Sé que llegué a la casa de mi madre en marzo del 2014. Más de dos años después ya he vuelto a la universidad y sigo el currículum de otra universidad para graduarme como filósofa profesional.

Nunca he entendido muy bien para qué podría servir un cartón con semejante título pero al parecer así si podría trabajar haciendo cosas que me gustan, como hablar de libros. Así que acá me encuentro. En la mitad de algo, a ver si esta vez si logro llegar al final.

Hay días particularmente difíciles, hay días que me he hecho difíciles pero también hay días en los que se puede mirar el sol caer con la certeza de que el día ha valido la pena. Aveces tengo buenas rachas y vuelvo a casa con mi madre contándonos historias.