mmm

Llegaron los resultados del IELTS y aunque sabía que me había ido como los perros en misa ver la nota me desmoralizó un poco. Puedo volver a presentarlo y de hecho lo haré pero queda el sin sabor del fracaso.

La tentación de la autocompasión está ahí, latente. Las quejas, las excusas, todo empezó a nublar mi mente un segundo después de ver los puntajes. Sin embargo algo logró ponderar el daño real y ver en perspectiva la situación.

Necesito estudiar más y mejor. Necesito prepararme y seguir intentándolo.

Claro que uno se lame las heridas pero para seguir caminando, para que le duelan un poquito menos y sanen. Claro que me duele cuando me equivoco.

Ya mañana será otro día. Ya mañana veremos qué pasa.