Noviembre

por NN

Cuando no pongo cuidado en mi seminario de medieval entro a revisar los blogs que sigo. Casi nunca comento y como no entro en las versiones web sino desde un lector RSS siempre me queda el cargo de conciencia de no ayudar a menguar la soledad de sus escrituras.

Acá casi nadie comenta. Hay días en los que misteriosamente aparecen visitantes y nuevos seguidores. No suelo preguntar mucho por esas personas porque siento que empezaría a obsesionarme con que este espacio se transforme en una vitrina más que en una casa vacía, donde retumben las palabras entre el silencio.

Hay en cambio días, en que después de leer quisiera escribir. Ya no contestarles, sino escribir, seguirles el ejemplo y hacer el ejercicio. Escribir por ejemplo estas líneas donde simplemente pongo de corrido frase tras frase como vienen a mi mente. Llenar el espacio con palabras. Y sí, este es el caso. Hoy escribo sólo porque sí.

 

Anuncios