Convertirlo en disciplina

por NN

Todos los días laborales estoy despertando faltando 10 minutos para las 5 de la mañana. Algunas veces vuelo a dormir, otros días logro salir del letargo en el mismo instante. En ocasiones reviso el celular mientras mi cerebro se acomoda. Tomo un baño de no más de 20 minutos. Me pongo ropa limpia y tiendo la cama en 10 o 15 minutos más o menos y salgo al mundo.

Esta rutina no tiene nada de especial pero me sorprende la capacidad conductual que tiene la vida laboral en mi vida. Ya no me pregunto si la vida vale la pena, ni por el esfuerzo del día, ni en general… simplemente no me pregunto nada.

Quise capitalizar esta disposición para hacer ejercicio después del trabajo (porque salgo medio entumida de la espalda) pero el dinero del transporte me desanimó. Así que quise enfocarlo a mis responsabilidades académicas para ver cómo me resulta.

Cada que me siento a leer o escribir sobre la tesis pienso en que tarde o temprano la indisposición cederá y escribiré y leeré con la misma facilidad con la que en la mañana a las 4:50 abro los ojos y me dispongo para el día laboral.

Anuncios